LAS ALMAS QUE VAGAN POR MI CEMENTERIO

domingo, 27 de abril de 2014

PAZ

La encontré una mañana otoñal.
Llevaba varios meses sin trabajo. aburrido y cansado de no hacer absolutamente nada.
Aquel día lluvioso cambie mi rutina soporífera del gimnasio por algo que llevaba un tiempo rondandome la cabeza.
Cogí mi cámara de fotos, me puse el chubasquero y me subí al autobús que lleva al viejo cementerio de las afueras.
Un centenar de impresionantes monumentos funerarios de todas la épocas me contemplaban.
Camine despacito empapándome la la paz del lugar y como no, también de la lluvia que poco a poco iba en aumento dejando caer las amarillentas hojas de los arboles sobre las mojadas lapidas.
Prepare mi cámara y enfoque a un enorme ángel con las alas rotas pero con una sonrisa gélida que te dejaba paralizado. El mármol ennegrecido por el tiempo le daba un toque aun mas terrorífico y siniestro si cabe.
Al tiempo que disparaba, unas heladas manos recorrieron mi espalda. Me estremecí hasta tal punto que pensé en correr sin ni tan siquiera mirar atrás.
Pero aun así muerto de miedo me gire.
Y la vi, mirándome como una niña mira a su madre, con esa mirada tierna.
En ese instante sentí paz, mucha paz como nunca antes había sentido.
Toque su fría mano y ....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DIME QUE TE A PARECIDO LA VISITA A MI CEMENTERIO...